mayo 29, 2006

Silencio en las aulas, para ser escuchados...



Muchas veces he oído hablar de que los jóvenes de hoy para nada han de servir mañana, ke los jóvenes de hoy solo piensan en sí mismos, seres individualistas. Mil y una cosas más he escuchado, que para qué han de ser nombradas. Pero cómo tratar de unirnos y ser mejores, con que moral han de pedirle "al futuro de Chile" que tengamos empatía unos con otrros, que aprendamos a usar el diálogo, si cuando por fin nos damos cuenta de la capacidad de nuestra unión, ustedes, "los adultos", hacen caso omiso de lo que nos han predicado por años. Pero no importa, uniremos fuerzas, y saldremos adelante. Lucharemos por algo, que no es un capricho, sino un derecho. Porque, quizas, gracias a dios tú o yo, no tendríamos problema alguno por pagar una buena educación, pero el país no somos sólo tu y yo ni tampoco un ellos, somos un nosotros. Quizás mañana halla más de algún disturbio, pero no pidan más, que eso es lo que se logra por la falta de educación. Nadie nace sabiendo, y el aprender es un derecho común. Nisiquiera vosotros nacisteis sabiendo, pero nosotrtos queremos ayudarte a aprender, aprendeer a creer, a confiar. Somos una nueva generación que queremos ser escuchada, y si no quereis escucharnos, más fuerte se hará nuestra voz, hasta que nos hagamos escuchar. Espero que el día de mañana sea un día simbólico, que no sean necesarios 2 o 3 días más, sino que sea un día, El Día, en que pudimos demostrar que somos capases de unirnos, quizas más que por una "buena organización", por la energía de compañerismo y empatía.